Newsletter
Junio

logo-nexus

Reportaje Principal

Nexus Core

Nexupdate

Notas

Prepago, una oportunidad aquí y ahora

right

Corrían los últimos días de diciembre del año 2018, cuando el galopante ritmo de las compras navideñas no era lo único que hacía eco en la industria nacional de los medios de pago. Una noticia dada por la ex Superintendencia de Bancos e Instituciones Financiera (SBIF) marcaría un importante hito al autorizar la razón de existencia de tres instituciones no bancarias para emitir Tarjetas de Pago con Provisión de Fondos (TPPF). Esto, vendría a coronar las modificaciones hechas el 2017 en el Compendio de las Normas Financieras que rige a los operadores de tarjetas y que disminuye las barreras de entrada para nuevos participantes concretando, así, la mayor medida de inclusión.

Asimismo, la norma autoriza a Nexus para entregar sus servicios de prepago, tanto a emisores bancarios como no bancarios, y así poner a su disposición las mejores soluciones de la industria de los medios de pago. Lo que nos deja entusiasmados de cara al nuevo desafío que se abre paso en Chile, principalmente por las enormes oportunidades de negocio que se generarán a nivel transversal. Los hitos anteriores marcarían un antes y un después para las tarjetas de prepago chilenas e instalaría un nuevo modelo de negocio que cuenta con gran potencial a nivel mundial.

Las ventajas del negocio de prepago

En el último tiempo hemos visto que el interés por este medio de pago ha aumentado en América Latina y, particularmente, en Chile, y es que estudios como Prepaid Cards Business and Investment Opportunities - Market Size and Forecast de Research And Markets, proyectan que prepago alcanzaría los US$ 8,9 billones de ganancia a 2023, esto tan sólo a nivel nacional. En tanto, en Latinoamérica, se prevé que alcance los US$ 77.8 billones.

Lo anterior no es casualidad, una de las grandes ventajas de este tipo de tarjetas es la segmentación a la que pueden llegar, existiendo múltiples tipos de productos para distintas necesidades y segmentos, por ejemplo, personas no bancarizadas. En este nuevo escenario, la diferenciación entre los emisores de tarjetas de prepago, ya sea bancarios o no, pasará por la capacidad de agregar valor a su oferta, a través de servicios diversificados que entreguen soluciones inteligentes a los consumidores como, por ejemplo, pagos móviles, entre otros.

Nuevos emisores, nuevas oportunidades

Dado que llegan nuevos actores al ecosistema de los medios de pago, las empresas dedicadas a ofrecer servicios tecnológicos a los emisores deben ser capaces de entregar soluciones robustas que permitan a sus clientes liderar el mercado de las tarjetas de prepago. En este contexto, sólo quienes entreguen la mejor e innovadora oferta de valor, seguirán en camino al éxito comercial.

En Argentina, llama la atención el lanzamiento de Ualá el 2017, la que en menos de seis meses desde su creación consiguió más de 100.000 nuevos clientes y a la fecha han entregado todo tipo de servicios, e incluso, este año incursionarán en la entrega de préstamos. Este caso de éxito, incluso, ha llamado la atención de colosos como Tencent Holding, la segunda compañía más grande de Asia, que desarrolló una aplicación que incluye pagos móviles y que se ha convertido en la app más usada en China. Viendo un atractivo en este medio de pago, es que esta empresa decide hacer una fuerte inversión en Ualá, debido a la proyección que ésta tiene en la región.

Los gobiernos de diversos países, también, han sido unos de los principales usuarios de este tipo de tarjetas, y es que se han convertido en una gran solución para todo tipo de iniciativas. Un ejemplo de ello es “Prospera”, un programa social mexicano enfocado en niños de escasos recursos. ¿El desafío? Hacer llegar dinero a una gran cantidad de familias no bancarizadas. La solución fue la entrega de tarjetas de prepago nominadas. Se distribuyeron US$5 billones a 6.5 millones de familias y el programa resultó todo un éxito.

Ejemplos como estos nos demuestran que las potencialidades de prepago son infinitas, así como las oportunidades de generar rentabilidad, especialmente si estos servicios se soportan en tecnología de punta, porque no lo olvidemos, los patrones que apalancan el éxito de este tipo de proyectos están muy ligados al canal (móvil) y al valor que podamos agregar a cada uno de los productos que pongamos a disposición de nuestros clientes.

¿Cómo crear un producto prepago exitoso?

Nexus está trabajando en ello desde 2018, luego de que nos adjudicáramos dos licitaciones de emisores no financieros, donde competimos con empresas internacionales que llevan años procesando en esta modalidad en otros países. Prevaleció nuestra oferta de valor basada en la nueva plataforma de procesamiento que otorga mayor innovación y se sumaron atributos como nuestra excelencia operacional, altos niveles de seguridad y la confianza atribuible a nuestros más de 22 años de experiencia procesando las tarjetas de crédito de los principales bancos del país, lo que nos deja muy orgullosos del trabajo que hemos estado realizado como Compañía.

Los proyectos en los que estamos trabajando, operarán bajo el nuevo core de procesamiento de Nexus, lo que pondrá a estos emisores a un nivel muy superior en relación a su competencia, puesto que la nueva plataforma que Nexus ha lanzado al mercado permite poner en marcha estrategias de negocio en muy poco tiempo ya que no se requieren ciclos extensos de desarrollo para implementar acciones comerciales, sino configurar dicha acción a través de parámetros en la plataforma. Ésta cuenta con atributos diferenciadores que permiten, entre otras cosas, microsegmentar la cartera a través de diversos criterios y variables, mejorar el time to market y generar campañas comerciales por períodos acotados o ser programadas según ciertos indicadores.

Para hacernos sólo una idea: la nueva plataforma de Nexus puede hacer que las tarjetas de prepago de un mismo emisor funcionen de manera diferente para cada uno de los segmentos que se definan. Por ejemplo, para el caso de una tarjeta corporativa, podemos cargar montos dependiendo del cargo que tenga el usuario y establecer que sólo sea utilizada de lunes a viernes en horario de oficina y en ciertos rubros. Si es financiera, podemos poner en marcha una segmentación para entregar diferentes tipos de beneficios o descuentos a través de campañas publicitarias y, además, nos permitirá sacar nuevos productos en períodos de tiempo acotados.

Paralelamente, gracias a Nexus Wallet, el nuevo prototipo en el que estamos trabajando, podremos poner a disposición de los usuarios de prepago y crédito procesados en nuestro nuevo core, un conjunto de funcionalidades como: transferencias P2P, pagos a través de códigos QR, información y análisis de uso, un botón para encender y apagar la tarjeta por motivos de seguridad, límites de gastos por canales y países, entre otras. Todo esto cumpliendo con los controles de seguridad correspondientes.

Nos han resultado muy interesantes los proyectos de prepago de nuestros clientes, porque nos han llevado a desplegar una serie de eficiencias y funcionalidades sobre un medio de pago diferente al de crédito, constatando que Nexus puede dotar de herramientas de excelencia a todo tipo de clientes, apoyando sus negocios para competir en este exigente mercado. En tanto, los desafíos y beneficios ya están planteados, por lo que ahora no queda más que pensar fuera de la caja, armar la estrategia que más se ajuste a nuestros objetivos comerciales y ser parte de los protagonistas de la nueva era del prepago en Chile.

left

Way4: Reduciendo el time to market

imgway

Entendiendo la importancia comercial que tiene la innovación en los tiempos que corren, es que como partners tecnológicos hemos hecho hincapié en la elaboración de funcionalidades que apoyen la rápida creación de productos y reducir así el time to market de las organizaciones. Todo esto, basándonos en el nuevo core de procesamiento de Nexus, plataforma que está a disposición de nuestros clientes y que viene a entregar nuevas y mejores herramientas para el negocio.

Luego de que lleváramos a cabo el exitoso paso a producción de Consorcio, abrimos nuestras puertas para recibir a dos nuevos clientes de prepago que procesarán, también, bajo un nuevo escenario en la industria de los medios de pago, es decir, serán los primeros en brindar experiencias del más alto nivel a sus consumidores gracias a las bondades de esta plataforma creada por OpenWay en Rusia.

El conjunto de funcionalidades de la nueva plataforma de Nexus entrega un producto orientado a satisfacer todas las necesidades comerciales de nuestros clientes, especialmente a la hora de agilizar el tiempo que transcurre entre el desarrollo de los productos y su salida al mercado, comprendiendo que la reducción del time to market permite a los emisores llegar a los consumidores primero que su competencia, generando una gran ventaja gracias a ello.

Así reducimos el time to market

Nexus y sus clientes se desenvuelven en un mercado totalmente dinámico que exige estar siempre en el lugar adecuado y en el momento preciso, por lo que al desarrollar las primeras funcionalidades del nuevo core hicimos hincapié en la flexibilidad, ya que entrega a los emisores una poderosa herramienta de creación, puesto que no se necesitan desarrollos para llevar a cabo proyectos comerciales, sino más bien sólo una configuración adecuada con las estrategias del emisor. Asimismo, la agilidad está presente también, asegurando que los productos, gracias a esta misma flexibilidad, pueden ser desarrollados de manera rápida y eficiente.

Efectivamente, atrás quedaron los extensos desarrollos, dando paso a una nueva era en la que podemos aterrizar de mejor manera los requerimientos nuestros usuarios. Asimismo, la flexibilidad y agilidad a la hora de poner en marcha los diversos servicios o productos permiten a los emisores ir probando el funcionamiento de los mismos y corregir desviaciones en un acotado periodo de tiempo. Con esto, se puede asegurar una oferta de valor que se ajuste mucho mejor a los segmentos de la cartera y así obtener mejores resultados de rentabilidad.

Como quedó demostrado, las herramientas tecnológicas deben ponerse siempre a disposición de las estrategias comerciales de las organizaciones, y lo más importante entregar servicios a la medida de los clientes. Por todo esto, Nexus, buscando adelantarse a las necesidades del mercado y está avanzando más que ningún otro proveedor en una entrega integral de servicios.

left

La nube que salvó a empresas como Netflix

Que diga “yo” quien ha estado desconforme con la rapidez que se puede bucear y ver alguna de nuestras series favoritas en Netflix. Nos atrevemos a decir que todos guardaron silencio, y es que le damos play a la aplicación en nuestro Smart TV, iPad e, incluso desde nuestro celular y, siempre que contemos con internet, la plataforma nos asegura velocidad, calidad y disponibilidad 24/7. ¿La magia? Éste es un servicio streaming que está completamente basado en la nube.

Corría el año 2008 y Netflix, compañía dedicada a arrendar DVDs a través de servicios postales en EE.UU., debió parar sus entregas por tres días debido a una base de datos dañada. Ese minuto fue el punto de inflexión y la oportunidad de reinventar el negocio, y así lo hicieron, ahora con un servicio streaming que proporcionaría a sus usuarios lo mejor del cine, pero sin ningún tipo de interrupciones. Éxito alcanzado tras siete años de trabajo, migrando todos sus data centers físicos de información a la nube. Una acertada decisión confirmada por sus más de 139 millones de suscriptores y contando.

Presente en todos lados

Son muchos los servicios que actualmente funcionan desde la nube y varios de ellos los utilizamos a diario sin saber a ciencia cierta cómo funcionan. Lograr que abramos una planilla Excel en Google Drive y poder modificarla en línea desde cualquier parte del mundo, guardar imágenes en nuestro iPhone, para luego, sin ninguna gestión de por medio, verlas en nuestro MAC el fin de semana o sólo jugar en línea mediante streaming, son sólo algunos ejemplos cotidianos de cómo ésta va cubriendo todos los aspectos de nuestra vida.

Pero, ¿qué es exactamente la nube? Microsoft la define como el suministro de servicios informáticos a través de internet (la nube), que tienen por objetivo ofrecer innovación, ya que todas las herramientas virtuales que necesitemos para “crear” estarán a nuestra disposición, rapidez, porque la mayoría de los productos se proporcionan como autoservicio y en un ambiente digital todo puede ser más veloz, recursos flexibles y economía a escala, puesto que se paga sólo por lo que se usa y podemos aumentar nuestros requerimientos en cualquier minuto al alcance de un clic. De esta forma, no es necesario que las empresas cuenten con infraestructura física de gran escala, ya que, en la nube, los proveedores disponibilizan en ella todo lo que nuestro negocio requiera para funcionar de manera óptima.

En las empresas, el uso de la nube va en directo crecimiento. Según la consultora Gartner, el 48% de las ofertas que entregan las plataformas de herramientas y software en línea, son pensadas exclusivamente para ser usadas en la nube. Y no es sólo por innovación que el 73% de las organizaciones a nivel mundial afirmaran tener al menos una aplicación en la nube el año 2018, según el estudio Cloud Computing Survey de IDG, sino porque optar por esta alternativa plantea una serie de beneficios. Entre las ventajas de las soluciones cloud se encuentran el que proporcionan una mayor elasticidad para ajustar la cantidad de recursos tecnológicos que se requiere en cada tarea, incrementan la productividad, ya que al no necesitar una infraestructura de gran escala o centros de datos, todos los recursos TI pueden dedicar mayor cantidad de horas a los objetivos más importantes del negocio y reducen los costos operacionales al no tener que invertir directamente en hardware, software o los suministros habituales. Asimismo, dado que muchas veces resulta muy difícil para las empresas contar con un staff de expertos mundiales en seguridad informática, al estar operando a través de la nube tienen el respaldo de profesionales altamente calificados, con los beneficios en temas de seguridad que esto trae consigo.

Hay diferentes tipos de nube y elegir la correcta dependerá de las necesidades de nuestro negocio, por ejemplo, se puede optar por una pública, donde dependeremos 100% de un proveedor que administra nuestros recursos, o una privada, que, si bien es más costosa, nos entrega dedicación exclusiva por parte del consignatario, control y mayores estándares de seguridad sobre la información. Por último, existe una alternativa híbrida, que entrega lo mejor de los dos mundos anteriormente mencionados.

¿Una oportunidad para la banca?

Al igual que marcas como Netflix, Spotify, Dropbox, Google o Amazon, las instituciones financieras que pongan en práctica esta estrategia tecnológica, marcarán una brecha frente a sus competidores en relación a las experiencias de sus clientes, gracias a la flexibilidad que obtendrán para satisfacer sus cambiantes demandas, lo rápido que podrán desarrollar nuevas aplicaciones y la facilidad que tendrán para crear servicios en línea.

Sin embargo, pese a todos los beneficios que la nube proporciona al negocio, la industria bancaria es una de las más cautelosas a la hora de dar el “vamos”, y es que el 43% de ella aún no tiene una estrategia cloud o sólo ha comenzado a implementar prácticas básicas sobre la misma. Así lo afirmó el Accelerate to Cloud – Banking Readiness Report 2018 de Accenture.

Uno de las preocupaciones recurrentes de la banca gira en torno a la seguridad, pero expertos como Amazon y Microsoft, que manejan la nube de las principales empresas del orbe argumentan que, justamente, el resguardo de las operaciones de quienes migran estará más a salvo que nunca debido a que la información que está en la nube puede fragmentarse y guardarse en distintos servidores, por lo tanto, si alguien quiere acceder a ellos tendría que poner en peligro múltiples sistemas y saber dónde buscar.

ME Bank, banco australiano, que entrega la mayoría de sus servicios a través de canales digitales, es una prueba de cómo una migración a la nube puede marcar la diferencia en la rentabilidad de un negocio. En 2010 ME Bank invirtió US$ 60 millones en un programa de actualización tecnológica ¿La decisión? Llevar a cabo una modernización en la infraestructura física. Todo bien hasta aquí, si no fuera porque, aun llevando a cabo este cambio, el centro de datos no estaba equipado para soportar la demanda de los proyectos, ni el volumen de las solicitudes de datos producidas por sus propias campañas publicitarias. En ese minuto, comprendieron que no lograrían alcanzar las proyecciones que tenían para su negocio si seguían apoyándose en plataformas tangibles para el desarrollo de sus actividades.

Fue así como ese mismo año, la organización australiana decidió buscar mejores soluciones, encontrándose con un concepto relativamente nuevo para la industria: la nube. Hace casi una década, pocos se atrevían a llevar a cabo este tipo de migraciones debido a los riesgos del traslado virtual y costos, pero ME Bank apostó por ello como la única manera de dar continuidad a su negocio. A partir de ahí, solamente hablan de las ganancias obtenidas. No sólo monetarias, sino también en tiempo, lo que se traduce en oportunidades de crecimiento. Ahora, pueden desarrollar productos ágilmente (75% más rápido) y, por ende, lanzarlos prontamente al mercado, mientras que la escalabilidad de la solución les ha permitido soportar un aumento del 2000% en cuanto a las solicitudes web que realizan sus clientes.

En la actualidad, algunas organizaciones financieras tímidamente han comenzado a migrar a la nube, en su mayoría, optando por las privadas o híbridas. En un futuro cercano, se espera que más instituciones se sumen, y con esto, aprovechen las bondades de este sistema, como el ágil desarrollo de productos, pudiendo pensar que, en un futuro cercano, la oferta de servicios de los emisores financieros aumente exponencialmente. De concretarse esto, los tarjetahabientes podrán contar con una mayor cantidad de servicios, los que, a su vez, sorprenderían desde el punto de vista de la innovación.

Sin duda que el concepto cloud computing nos hace reflexionar sobre los pros y contras que conllevan los cambios de arquitectura tecnológica, porque si bien estos representan un reto de gran envergadura, proveen una oportunidad innegable de mantenernos activos y vigentes en la industria. Un cambio de paradigma que muchos están abordando o esperan abordar en un corto plazo.
Y tu institución, ¿tiene planes de subirse a la nube?